Comparte este postShare on Google+Email this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

AMOR, PAREJA Y ANCESTROLOGIA

“El amor es la base de la vida. Estamos vivos unidos a otros por vínculos de amor, si el amor se logra, la vida también.” (Hellinger, B., 2007)

Las personas, estarán siempre influenciadas por su familia de origen, en todos los ámbitos de la vida. Esta influencia, llega también a la búsqueda de la pareja que nos acompañará el resto de nuestra vida.

Conocer nuestra historia es fundamental, para ser libres en nuestra toma de decisiones, ya que buscaremos pareja,  en función de nuestras necesidades y los patrones repetidos en nuestra familia. Infidelidades, agresiones, abusos, abandonos, marcarán esta búsqueda, sin darnos cuenta. Estas historias se alojan en nuestro inconsciente y muchas veces, nos implicaremos sin querer, en situaciones que no nos corresponden y que a veces se alejan en el tiempo, a nuestros bisabuelos o anteriores. La reconciliación con nuestra historia es fundamental, hacerse consciente y responsable de nuestra vida.

En la relación entre el hombre y la mujer, ambos dan lo que tienen y toman lo que les falta. Para establecer el vínculo adecuado en la pareja, el hombre debe reconocer que necesita a la mujer y la mujer debe reconocer que necesita al hombre. Sólo de esta manera el vínculo se fortalece y se establece un equilibrio entre el dar y el recibir. Cuando uno de los integrantes siente que está dando más de lo que recibe, la relación está destinada al reproche y finalmente al fracaso. Porque el que da más se transforma en madre del otro.

“Sin madre no hay pareja” (Hellinger, 2005). Para formar pareja debemos ser capaces de crecer, de dejar atrás la niñez y formar una nueva familia.

La primera relación de amor, que tiene una persona, es la relación que tiene con la madre y en la relación de pareja se reproduce ésta relación. Por eso, quien logra tomar y respetar a la madre, se encuentra consigo mismo, sintiéndose merecedor del amor de otras personas. De esta forma, si no hemos sido capaz de tomar a nuestra madre, como realmente ES, sin quejas, ni exigencias; no seremos capaces de formar una relación de pareja adulta y sana, ya que desplazaremos esta insatisfacción a nuestra pareja. Seguiremos pidiendo el cariño y la comprensión que no tuvimos, seguiremos siendo niños.

Por otro lado, para formar una relación de pareja, es necesario un respeto profundo por el otro, cuando se  quiere modificar o cambiar a nuestra pareja, es no respetarla tal y como es. Es tratarla, como si fuera un niño o una niña.  Aceptar al otro como un legítimo otro, es fundamental para crecer juntos y en armonía.

“La relación de pareja es de amor, se da con amor” (Hellinger, 2005). Cuando ocurre una situación conflictiva al interior en la pareja, perdonar, solo genera desequilibrio en la relación. Cuando en la pareja uno perdona al otro, significa que el otro hizo algo tan malo, que necesita ser personado, se disminuye y el que perdona, se sitúa en una situación de superioridad o poder, que impide reiniciar el dar y recibir de una forma equilibrada. Por lo que es necesario enfrentar las situaciones como adulto, aceptarlas para tomar decisiones consistentes , evitando el reproche o la victimización, situaciones que destruyen la relación.

En el proceso de formar una pareja es fundamental, reconocer y dar un lugar a todas las parejas que han pasado por nuestra vida, si no es así la persona puede no estar disponible emocionalmente para una nueva relación. Una buena separación se logra cuando se es capaz de reconocer la importancia que tuvo esa persona en nuestras vidas. Liberarlo y liberarse para una formar una nueva relación, es esencial, pudiendo decirse: “Te quise mucho. Gracias por lo que me diste, yo asumo mi parte de la responsabilidad por lo que nos pasó y dejo la tuya contigo. Te llevo siempre en mi corazón. Estás libre y estoy libre”

Para formar una nueva familia, hay que dejar a la familia de origen, con sus patrones y reglas, para crear al interior de la pareja, nuevos valores y principios, un nuevo orden, que permita el crecimiento en conjunto.

Finalmente no hay que olvidar que honrar a la familia del otro, es honrarlo a él también. “Solo así el amor puede lograrse” (Hellinger, 2002)

 

 

Bibliografia
Hellinger, B., 2005, 2007. Reconocer lo que es. Constelaciones Familiares y Sistémicas Método Bert Hellinger
Hellinger, B., 2002, Lograr el amor en pareja., 2da Edición, Ed. Herder S.A. Barcelona.

Comparte este postShare on Google+Email this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>